Un antropólogo que estudiaba los usos y costumbres de una tribu en África del Sur propuso un juego a los niños del lugar. Consiguió una buena porción de frutas y dulces que trajo de la ciudad, y los colocó en una cesta bajo un árbol. Llamó a los niños y les dijo que aquél que llegara corriendo primero al árbol ganaría el cesto con frutas y dulces.

Cuando el antropólogo dio la señal para que corrieran, inmediatamente los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos hacia la cesta. Entonces todos se sentaron y repartieron los dulces y disfrutaron de las frutas. Cuando él les pregunto por qué fueron todos juntos, si uno solo podía haber ganado toda la cesta, ellos respondieron:



¡UBUNTU! ¡UBUNTU!
¿Cómo uno de nosotros podría estar feliz
si todos los demás están tristes?



Ubuntu es una filosofía sudafricana enfocada en la empatía y a la lealtad con las personas enseñándonos que el bien común se convierte en el bien propio. Surge del dicho popular «Umuntu, nigumuntu, nagumuntu» que en Zulú significa «una persona es una persona a causa de los demás».

Esta filosofía nos permite reflexionar sobre nuestro individualismo y aboga por el trabajo en equipo, la solidaridad y el poder de trabajar en colectividad. Además, de incluir la confianza, el compartir y el resignificado de los que somos como sociedad. Esto nos permitirá disfrutar de una mejor relación con uno mismo, con los demás y con el entorno porque todos estamos debajo del mismo cielo, todos estamos debajo del mismo sol.



Podemos empezar con pequeños cambios,
¿te sumas al espíritu ubuntu?